Sobre el Lab-ID

El laboratorio de investigación en diseño (LAB-ID) tiene como propósito fundamental, ser el centro de experimentación en diseño a partir del cual se logre principalmente cumplir con tres objetivos:

– Formar en y para investigar en diseño.
– Crear nuevo conocimiento disciplinar.
– Participar de manera interdisciplinar y multidisciplinar en proyectos macros.

La expresión laboratorio de diseño se refiere a un equipo de investigadores, profesores y estudiantes quienes orientan sus actividades didácticas e investigativas dirigidas a promover cambios sustentables. Como parte de este proceso, existe comunicación con otros laboratorios similares, intercambiando experiencias, uniendo esfuerzos para conseguir que los resultados obtenidos tengan mayor visibilidad y para encontrar socios potenciales en la construcción de escenarios y soluciones a niveles macro (CUMULUS, 2011).

Zimmerman en un libro editado por Laurel presenta seis puntos claves para la creación de una cultura de investigación en diseño. Puntos que de alguna manera orientan de manera coherente e íntegra el trabajo del Laboratorio:

1. Crear un espacio que de soporte a la investigación en diseño. 2. Construir una biblioteca de investigación en diseño.
3. Presentar y crear eventos.
4. No olvidar la enseñanza.
5. Dar soporte a proyectos importantes.
6. Crear contextos para la experimentación (LAUREL, 2003).

Más precisamente, lo que el Laboratorio busca hacer es operar en modo de “red entre pares”, como actores inteligentes en nuevas redes de diseño. Igualmente, se pueden utilizar las clases de diseño e investigación académico y profesional del diseño para estimular y apoyar a redes de diseño de varias maneras:

  • Investigando, explorando los recursos locales y las iniciativas de innovación social con herramientas etnográficas y enfoques de diseño centrados en usuarios y comunidades para comprender mejor los problemas y las oportunidades.
  • Facilitando, apoyando los procesos de co-diseño mediante el uso de herramientas de diseño participativo para facilitar la interacción y la convergencia entre las partes involucradas.
  • Visionando, alimentando los procesos de co-diseño con escenarios y propuestas a diferentes escalas: desde la más pequeña (teniendo en cuenta los problemas específicos locales), a la más grande (con el propósito de construir visiones compartidas del futuro).
  • Comunicando, dando a las iniciativas de innovación social mayor visibilidad, dándolas a conocer y a ayudar creando las condiciones necesarias para difundirlas, gracias a los programas de comunicación diseñados específicamente para ello (sitios web, libros, exposiciones, películas, etc).
  • Habilitando, promoviendo a los individuos y comunidades con soluciones específicas (soluciones viables), que les permiten iniciar y gestionar nuevas y prometedoras organizaciones de colaboración.
  • Replicando, ampliando organizaciones promisorias colaborativas y hacerlas más extendidas y funcionales, gracias a equipos de herramientas, productos y servicios concebidos específicamente (CUMULUS, 2011).
  • Sinergizando, promoviendo cambios sistémicos a gran escala y programas regionales para desarrollar marcos de estrategias, concebidos específicamente para sistematizar y crear sinergía, en una variedad de iniciativas locales.